¿Cómo se mide la adherencia de un cemento-cola?

Técnicamente, a los cementos cola también se les denomina adhesivos cementosos.

La adherencia de un adhesivo se define como la resistencia a la tracción que ejerce dicho cemento a la acción de una fuerza continua y directa.

La adherencia no es un valor único, sino que dependerá de las condiciones de ensayo a las que hayamos sometido las baldosas objeto del estudio.

La norma de ensayo EN 1348 define cuatro diferentes
condiciones de ensayo:
    a.- adherencia inicial
    b.- adherencia después de inmersión en agua
    c.- adherencia después de envejecimiento con calor
    d.- adherencia después de ciclos hielo-deshielo

Según la aplicación que estemos realizando, será más o menos relevante una de las anteriores cuatro adherencias: ¿estamos realizando una cocina, una piscina, una fachada,…?

Actualmente, el valor de la adherencia se expresa en N/mm2. Por ejemplo:  una adherencia de 0,5 N/mm2  es equivalente a los 5 Kg./cm2 de la antigua unidad de medida.

En este punto, podemos calcular fácilmente, la fuerza de agarre a la que estará sometida una baldosa de 100 x 100 mm. pegada con un adhesivo con adherencia inicial de 0,5 N/mm2:
            F = 0,5 N/mm2   x  100 mm.  x  100 mm.  = 5.000 N      (= 500 Kg.)

En palabras llanas:  deberíamos realizar una fuerza de 500 Kg. para poder arrancar una sola pieza de 10x10 cm. de su soporte, siempre y cuando, éste soporte no cediera antes.

Como vemos siempre se supone que el contacto entre cemento y reverso de la baldosa es del 100%. Todo valor de adherencia expresado en N/mm2 presupone un contacto total.

Por tanto, ¿porqué debemos macizar todas las piezas cerámicas? 

Si nos ceñimos al sentido común, podemos decir que “el cemento cola que no toca a la baldosa, seguro que no la está agarrando”.

Por ello, se recomienda de forma general que el contacto entre cemento-cola y cerámica sea como mínimo del 70%, si bien en colocaciones especiales como piscinas o fachadas este % debe ascender al 100%. Para ello, se recomienda usar la técnica del doble encolado: se aplica cemento cola en el soporte, pero también se aplica en el reverso de las piezas cerámicas.