Reparación del hormigón

En general, la degradación del hormigón se inicia por la oxidación de la estructura de hierro. Sucede cuando la humedad se introduce a través del hormigón y al llegar al hierro de la estructura lo oxida. El óxido provoca que la sección del hierro aumente de volumen, ocasionando una presión desde el interior que acaba por romper y desprender la capa cubre–hierro del hormigón.

¿Cómo reparar el hormigón deteriorado?

La solución FIXCER para reparar el hormigón presenta 2 fases: pasivar y reparar.

1.– Pasivar los hierros. Los “primers” actuales, como el FIX–REPAR ANTI–OXID o el ANTI–OXID LIQUID, aplicados con brocha directamente sobre el óxido, lo estabilizan, evitando así futuras corrosiones. Este método de protección se define técnicamente como pasivación anódica.

2.– Reparar para regenerar el hormigón desprendido. Es imprescindible usar morteros preparados específicamente para esta labor y que cumplan una serie de requisitos muy importantes: elevadas resistencias mecánicas, retracción controlada, un módulo de elasticidad lo más similar al del hormigón y, de naturaleza alcalina para proteger a las armaduras. Nuestro FIX–REPAR R2 o el FIX–REPAR R4 cumplen estas especificaciones y aportan ventajas como: excelente adhesión, elevadísima resistencia a la abrasión y fácil trabajabilidad, incluso sin usar encofrados.