Tratamiento de las armaduras

La protección de las armaduras del hormigón es esencial para garantizar la durabilidad y resistencia de las estructuras de hormigón a lo largo del tiempo. Las armaduras, generalmente barras de hierro o acero, están sujetas a la corrosión si no se protegen adecuadamente.

Para proteger y restaurar las armaduras del hormigón FIXCER propone 2 soluciones:

  • Imprimación anti–corrosión para proporcionar protección adicional a las armaduras. Se trata de un aditivo que ayuda a prevenir o reducir la corrosión de las armaduras al crear una capa protectora en su superficie. ANTI–OXID LIQUID puede utilizarse preventivamente para proteger el hormigón durante la fase de construcción y para reparar si se ya se ha producido deterioro.
  • Recubrimiento Protector. Aplicar recubrimientos protectores sobre las armaduras es otra medida eficaz. Estos materiales actúan como barreras físicas entre las armaduras y los agentes corrosivos. FIX–REPAR ANTI–OXID puede utilizarse preventivamente para proteger el hormigón durante la fase de construcción y para reparar si se ya se ha producido deterioro.